A pesar del frio, estábamos a -3º, se atrevieron a salir.

El paisaje era tan espectacular, que no importaba el frio. La cencellada y la niebla, hacían que fuera un placer para los sentidos. Volvieron pelín congelados, pero felices por el paseo.