Empiezan las clases.

Hay que aprender a manejar al caballo, montar, limpiarle, cuidarle, todo forma parte de nuestro aprendizaje. Además, es super divertido estar con él, darle mimos.... Y cuando ya sabemos lo suficiente, empezamos a salir al campo. No hay nada comparable a recorrer los caminos y el rio con nuestro caballo.